LEÓN Y SUS MUSEOS

La ciudad y la provincia de León posee una riqueza patrimonial, histórica y arqueológica inmensa. Por desgracia, los ciudadanos no son demasiado conscientes de ello, algo que está motivado por la necedad política. Todos sabemos que a nuestros venerables próceres les costó trabajo y ayuda dotar esta ciudad de un museo en el que exponer parte del impresionante pasado provincial. Y digo parte porque nuestro museo no se ha quedado pequeño ante ese pasado. Se ha quedado diminuto. Tanto es así que miles de piezas se amontonan olvidadas en almacenes y muchas de ellas ofrecen un espectáculo dantesco en vitrinas del propio museo. Allí se agolpan, caóticas, con sólo unos número que las identifican.

Ante problema tan importante, nuestros queridos políticos andan bastante erráticos. Hace años que prometieron (ya sabemos que el ejercicio de la promesa les resulta grato y sencillo de olvidar) un museo judío en el barrio de Puente Castro y, recientemente un museo romano que honrase debidamente el pasado militar de nuestra ciudad. Y lo máximo a lo que han llegado es a abrir un pomposo “Centro de Interpretación de las Tres Culturas” que sólo menciona el riquísimo pasado judío de León. Del museo romano, sin embargo, no se sabe nada. Y encima surgen por ahí cabezas huecas que aseguran que tal museo no es necesario, pues para eso está el atestado museo de la ciudad.

Nuestro patrimonio arqueológico, riqueza de todos los españoles pasa, entre tanto, de almacén en almacén, pues la Junta de Castilla y León lo va a trasladar para que siga durmiendo el sueño de los justos. De restaurarlo debidamente y de exponerlo, nadie dice nada.

Otras ciudades con un pasado tan importante como el nuestro tienen museos específicos para cada época, dependiendo de la importancia de esta en su historia. Astorga, por ejemplo cuenta con un extraordinario museo romano, Toledo o Segovia con un museo judío, etc. etc. De esta manera, su oferta histórica, cultural y arqueológica se racionaliza y los diferentes museos pueden mostrar su patrimonio de una forma holgada y ordenada. 

Por todo lo dicho, considero que es urgente reconsiderar el proyecto original para la Iglesia de San Pedro en Puente Castro, a fin de convertirla en el museo judío que merece esta ciudad. Desde luego, el patrimonio hebreo de León no puede estar en un lugar mejor que en la antigua Aljama. Sería, sin duda, un museo que competiría en igualdad de condiciones con el de Toledo.

Así mismo, León necesita urgentemente un museo romano que exponga el abundantísimo volumen de piezas descubiertas en toda la provincia, incluida la mayor y mejor colección de lorigas de Europa excavadas el año pasado en la ciudad. El pasado romano de León merece un lugar específico que lo dignifique y lo muestre debidamente. De lo contrario, muchísimas piezas, incluidas las armas descubiertas permanecerán olvidadas en los almacenes del museo.

Al liberar el museo de León de estas dos importantísimas secciones históricas, quedaría espacio para mostrar el pasado prehistórico, medieval y el perteneciente a las épocas moderna y contemporánea. Estas últimas épocas, aunque no alcanzaron la grandeza de la romana y medieval (de la que desgajaríamos la parte semita) también merecen un espacio holgado dentro de nuestro museo, y en la actualidad se encuentran un tanto ajustadas.

Tendremos que rezar para que, alguna vez, surja algún político con ideas, con capacidad de inversión en su ciudad, que otorgue al patrimonio histórico de León el respeto y dedicación que se merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: