CERO EN CULTURA

En lo que a cultura se refiere el verano es un tiempo perdido en la ciudad de León. Nuestros políticos, maestros de la queja, lamentan que el turismo pase de largo y que cada vez tengamos menos pernoctaciones. El Partido Popular “llora” con angustia y desconsuelo, mientras maneja la tijera con maestría de peluquero e infinita delectación dejando el país en todos los niveles administrativos cada vez más hundido, roto y sin posibilidades. El Partido Socialista, por su parte, también llora con infinito dolor, mientras acusa a los otros con el dedo, sin mencionar, eso sí, su propio desprecio hacia la cultura cuando tuvo el timón del Ayuntamiento. Nadie en el PSOE parece recordar que aquí, en León, comenzaron la moda del tijeretazo por la “C” de Cultura. Su mala memoria les ha hecho olvidar que quienes cerraron por vacaciones el Auditorio fueron ellos, o que ayudaron de forma notoria al caos y hundimiento de la feria “Leer León”, mientras dedicaban sus ¿esfuerzos? a extraños engendros como la Fundación León Real o León, Ciudad Literaria, dedicados únicamente a “colocar” a dedo a fieles amiguitos.

Si no fuera por todo lo que nos estamos jugando los sufridos ciudadanos, esto daría para sacar cientos de chistes a costa de esta pandilla de críos. León no vende, León no tiene turismo, y mientras unos y otros se tiran los trastos, nadie parece querer descubrir el origen del problema y las posibles soluciones.

¿Qué ofrece León al turismo? La triste respuesta es: poca cosa, por desgracia. Salimos de la imponente catedral, la preciosa San Isidoro, el Palacio de Botines y de los Guzmanes y sanseacabó. La ciudad que albergó uno de los dos únicos campamentos militares romanos que quedaron activos en el Occidente europeo tras la Pax de Augusto (S. I d.C.), tiene sus vestigios bajo tierra. ImagenLa inmensa mayoría sin visos o interés de salir a la luz, y los que podrían visitarse, permanecen bajo llave para protegerlos “de los visitantes” Esta última frase puede parecer salida de tono, pero así de clara la expresó un empleado del Ayuntamiento de León cuando, en una de las escasas ocasiones en las que se abre la puerta del pasado (¡una vez al año!), nos la soltó para contestar a nuestras indignadas protestas ante el empeño de mantener cerrados a cal y canto los escasos restos romanos excavados en León. Resulta que no se exponen porque el turismo los destrozarían. ¡Alucinante! El campamento militar de Britania sí que se expone al público, junto con el Muro de Adriano, y no parece que hayan sufrido grandes destrozos, al igual que los miles de restos arqueológicos que se exponen al público en todo el mundo. Al parecer, aquí, en León, visitamos los monumentos bien pertrechados con el pico y la pala.

De igual forma, esta ciudad, que forma parte del Camino de Santiago, que año a año continúa siendo la tercera ciudad elegida como inicio de la ruta jacobea, cuna de uno de los principales reinos peninsulares, de reyes, de eclesiásticos y de artistas de todo tipo, muere culturalmente año a año, mientras los políticos continúan con su rapiña, lágrima a lágrima, simulando que todo les importa mucho, pero mostrando vivamente su desprecio por sus gobernados. Por el contrario, otras localidades de la provincia muestran una agenda cultural veraniega que a los capitalinos debería hacernos enrojecer de vergüenza. Estas localidades actúan, trabajan y no pierden el tiempo en broncas políticas estériles y ridículas.

Las broncas y las excusas pasan por mentar la sempiterna crisis. Todo empieza y acaba con ella. Mientras el dinero para políticos, cargos de confianza, coches oficiales, amigos en empresas varias no falla nunca, para cultura, educación, sanidad y cualquier cosa que implique el bien común escasea por doquier. Nuestros políticos tienen intereses tan “mundanos” que carecen de ideas para servir a los ciudadanos. No se les ocurre que en pleno verano, cuando tenemos más turismo, el auditorio no puede permanecer cerrado. ImagenEl edificio, pensado además de para actividades musicales, para exposiciones, puede albergar espectáculos que no requieren grandes gastos: conciertos de jóvenes estudiantes de conservatorio, actividades para familias que impliquen todas las artes: música, pintura, escultura, arquitectura… Hay jóvenes creadores deseosos de mostrar sus cualidades y conocimientos al público en general. Y eso seguro no supone un gasto excesivo.

Los talleres y actividades para niños y familias pueden programarse también en el MUSAC, en los distintos museos de León, en parques y jardines, etc. Pueden realizarse concursos de todo tipo con premios poco onerosos, rutas culturales más metódicas que el mero paseo en tren, etc.Imagen

            En fin, que las posibilidades, cuando hay voluntad, son muchas. Pero cuando prima el egoísmo de la casta política, lo único que se mira es la propia cartera y el interés último de la función política, el servicio a los ciudadanos, se pierde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: