ARDE LEÓN

En la tarde de ayer vivimos con consternación un incendio que prácticamente arrasó la casa consistorial de León. Sin duda la policía judicial tendrá que emplearse a fondo para investigar unos hechos que parecen sacados de una película de desastres.

El fuego se inició sobre las tres y veinte de la tarde, cuando por fortuna a penas quedaban empleados en el edificio, en la tercera planta, la de personal, reino de los ERES, despidos y demás despropósitos de esta corporación municipal. Esto podría considerarse una broma macabra, bastante desagradable dada la magnitud del desastre.

Unas obras de distribución de despachos parecen ser las culpables pero no se sabe aún de qué manera exacta dichas obras dieron lugar al fuego, ni cuál es el origen exacto del mismo. Lo que sí parece claro es que los sistemas internos contra incendios no funcionaron. Para colmo, según se cuenta en los mentideros, en un principio se tomó la alarma con cierto relajo, pues, al parecer, solía saltar sin motivos. Sin embargo, al continuar dicha alarma, se realizó una comprobación rutinaria que dio con el problema. Ante estos primeros contratiempos cabe preguntarse dos cosas: ¿cómo es posible que en un edificio público no estén en perfecto estado las medidas de seguridad? Si es cierto que la alarma sonaba con frecuencia, ¿por qué no se había revisado y arreglado debidamente? Cierto que algo como lo que sucedió ayer es, afortunadamente, puntual, pero bien se ve que puede ocurrir y todas las medidas de seguridad tienen que estar revisadas y funcionando a la perfección. Y eso ayer no fue así.

Siguiendo con la ronda de infortunios, en el lugar de los hechos se presentaron dos camiones de bomberos cuya misión era revisar las plantas del edificio, pero no contaban con la equipación adecuada para afrontar una situación grave. Por supuesto que era mejor pensar que la cosa no pasaría de cuatro papeles chamuscados pero, en un edificio precisamente atestado de papeles, de madera, con moquetas y tabiques de plástico, ¿no podía preverse un mal mayor? Cuando esto último resultó evidente, y mientras llegaban bomberos de refuerzo, la propia policía municipal tuvo que surtir a los que allí estaban de material. ¡Increíble!

Una vez se contó con el equipamiento necesario resultó que una maceta gigante, de esas que tan bonito quedan frente al Ayuntamiento, y que tanto gustan a nuestros políticos, tapaba la boca de agua. Fue necesario retirarla con una grúa mientras las llamas se extendían por falsos techos y las paredes, ascendiendo a las plantas superiores del edificio. Es decir, el agua y las mangueras llegaron a las 17: 45. Mientras, el incendio comenzaba a descontrolarse y hubo que pedir ayuda a la UME. El subdelegado del gobierno, que se había desplazado hasta allí, anunció que ya estaban en marcha, pero la “marcha” duró más de treinta minutos.

El fuego se dio por controlado en torno a las ocho de la tarde con el resultado de un edificio devastado y dañado en muchas de sus partes. El Ayuntamiento de León contaba con numerosas obras de arte, vidrieras, tapices del siglo XVII cuyo destino desconocemos ahora que han sido pasto de las llamas. El desastre ha sido sazonado con las mencionadas dosis despropósitos, algo que hace preguntarse si el edificio estaba realmente preparado para afrontar un incendio. Sabemos que hoy en día los edificios de cualquier hijo de vecino tienen que pasar unos rigurosos controles de seguridad; ¿el del Ayuntamiento de León pasaría los “exámenes” correspondientes? Sin duda el alcalde de León tiene muchas cosas que explicar, sobre todo teniendo en cuenta que la quinta planta, considerada ignífuga ardió con tanta fuerza como el resto. De no ser por la impecable actuación de los bomberos de León, los militares de la UME y los equipos de extinción de incendios de la Junta de Castilla y León, el desastre hubiera sido mucho mayor.

¿Los diferentes políticos de León han hecho bien sus deberes en materia de seguridad a lo largo de sus muchos años de “alternancia” PP-PSOE, con la aquiescencia de UPL? ¿Los bomberos de León están debidamente equipados tras los brutales recortes del PP? Recordemos que este equipo de gobierno no ha querido contratar a nuevos efectivos y mantiene paralizadas unas oposiciones al cuerpo. Espero que la investigación aclare todas las dudas y que ambas formaciones políticas den las debidas explicaciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: