En la prensa le…

En la prensa leonesa nos cuentan, con alarma, que no hay turistas en León; que registramos el peor dato desde el año 2005 y que no hay pernoctaciones en nuestra ciudad. Es decir, la gente no viene a León, y si viene, no se queda. ¿Y qué tenemos que ofrecerle a esa gente que decide dedicar parte de sus vacaciones o su ocio para visitar nuestra ciudad o nuestra provincia? Por desgracia, la respuesta es: mas bien poco. La ciudad en si, albergó el único campamento romano de Hispania a partir del siglo I, y no queda a penas nada de esa época. Y lo que queda se mantiene cerrado a cal y canto para que no le entre el polvo, al parecer… Sede de uno de los reinos cristianos peninsulares de la Edad Media, sólo conserva de entonces la iglesia del Mercado, una irreconocible Palat del Rey y, por supuesto, San Isidoro con su cripta. Siguiendo con el devenir histórico, nos encontramos con la incomparable (en España) Catedral; el Palacio de los Guzmanes, del Conde Luna, como únicas muestras visibles e identificables de la Edad Moderna, ya que el resto de palacios están literalmente escondidos, y, finalmente, el palacio de Botines. Y todas estas joyas sin un mísero cartel que ilustre al turista curioso, ávido de información y de detalles sobre lo que está visitando. Si nos vamos por la provincia, el panorama desespera. SalvImageno el honroso ejemplo de Astorga, el resto de pueblos y villas que poseen verdaderos tesoros patrimoniales, no pueden mostrarlos al público con la dignidad que merecen. Lancia sometida al olvido y al expolio; monasterios e iglesias que se caen a cachos, como es el caso de San Lorenzo en Sahagún, iglesias sumamente significativas desde el punto de vista histórico como la paleocristiana de Marialba de la Ribera, palacios nobiliarios y castillos, arruinados y desconocidos para propios y extraños, las Médulas en lamentable estado de conservación etc, etc. Volviendo a la pregunta anterior: ¿qué tenemos que ofrecer a los turistas? ¿Olvido? ¿Desinterés? ¿Ruina? ¿Alguien piensa en su sano juicio que algo de esto va a atraer visitantes? No, desde luego. Tomemos como ejemplo una pequeña localidad zamorana, Molacillos. A penas tienen población pero cuentan con unas cisternas romana en el paraje denominado El teso de la Mora, que han puesto en valor, protegiéndolas de las inclemencias del tiempo y de los vándalos, en un ejemplar intento de reactivar la vida del pueblo. Lo consigan o no, ponen los medios. Aquí, sin embargo, tenemos una ciudad romana entera sin excavar y abandonada a su suerte, unas ruinas romanas en la ciudad escondidas, una judería en Puente Castro olvidada, etc., etc. Y luego miramos al cielo clamando que no vienen los turistas… Reconozco que el papel de víctima (“todo se los llevan otros”, a parecer los de Valladolid, que son muy malos, vaya por Dios) es muy cómodo y rentable para los que quieren vivir del cuento, pero se trata de un papel destructivo que, en lugar de resolver problemas, los agranda. Además, nadie te quita nada que tú no quieras que te quite.Imagen

Anuncios

Minientrada